Programas de distribución gratuita

En México, anualmente las Escrituras llegan a presos, hospitales, niños, invidentes, ancianos y personas de escasos recursos.

Además se venden a menos del costo las selecciones y porciones bíblicas para que las iglesias hagan el trabajo de misericordia a estos centros.

En considerable número de hospitales se ha colocado una Biblia al lado de cada cama. Con el apoyo voluntario de hermanos, se reparten también miles de selecciones y porciones.

En el año 2003 se inició el proyecto Comparte a Jesús dondequiera que estés, que pone a disposición de las iglesias el material bíblico evangelístico necesario para llevar el Evangelio a toda criatura.